Soy de Ávila

Nací en Ávila y he crecido aqui. Toda mi vida académica hasta la universidad, la he pasado en esta ciudad, viviendo dentro de sus murallas. Durante estos años he podido vivir las diferentes facetas de Ávila: los inviernos frios, y los veranos solitarios.
Con 19 años tuve que marcharme a Salamanca para empezar mi formación como psicólogo, un trabajo que entre grado, máster y otras especialidades me ha llevado durante más de 10 años a esta ciudad y otras como Palencia, Valencia, Madrid o Valladolid.

La psicología y Ávila

A veces es complicado compaginar esta actividad. Durante un tiempo la psicología ha tenido que pelear su lugar en la vida cotidiana de Ávila, no siempre nuestra profesión ha sido vista como lo que es. Los últimos años el trabajo todos los compañeros que trabajamos aquí, las charlas que hemos ido dando con caracter gratuito en lugares como Ávila 1131 y nuestras propias terapias, han permitido que Ávila se abra a la ayuda que la psicología puede ofrecer

Por mi parte yo fui una de esas personas hace ya bastantes años, y a dia de hoy me gusta combinar mi formación y experiencia laboral, con mi rol de persona ayudada, cuando considero que puede venirme bien para mi vida personal o laboral, porque creo que es importante mantener el contacto con lo que la persona que tengo delante está sintiendo mientas trabajamos.

Un espacio de terapia para los abulenses

Si algo he aprendido después de estar en varias ciudades, es que cada una tiene su forma de relacionarse peculiar, sus costumbres y sus rutinas. Aquí en Ávila, he intentado crear un lugar como psicólogo donde podamos sentir esa normalidad y esa cotidaneidad típica de la ciudad, dentro de una experiencia a veces extraña para la persona que inicia su camino..

Cómodidad, confianza y naturalidad

Por eso en este espacio lo importante para mi es que puedas sentirte cómodo, actuar y conversar de una forma natural, a tu manera y sin expectativas que cumplir por acudir a una consulta. Mi principal objetivo es que este sea un encuentro donde puedas ser tú mismo sin censura y sin presión.

El Ávila que todos conocemos

Soy una persona más de las que ha vivido en la Ávila más cotidiana. No soy asiduo del Lienzo Norte, de los edificios de instituciones o gestiones políticas, o de los que sale en la televisión saludandose con directivos y jefes. Soy de esos ciudadanos que han crecido acompañando a sus padres a la zona del Mercado Chico, nieto del mítico Teodorillo - Bar legendario de la calle vallespín - y antiguo alumno del colegio Santísimo Rosario.

Con orgullo he crecido en el barrio de San Esteban, he pasado las tardes y noches con amigos en San Vicente o San Antonio, y así he ido acumulando recuerdos y vivencias en las zonas más llanas e históricas de mi ciudad, Ávila.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies